En la multitud.

El 27 a la tarde, después de terminar la nota (Para ver “Néstor…” click aquí), marchamos a Plaza de Mayo. Debido al censo, el transporte urbano se había reducido al mínimo. Como palpitaba una plaza llena creí que la combinación sería nefasta para nosotros y tardaríamos y sufriríamos para llegar. Salimos temprano y,  contrariamente a lo que había pensado, las estaciones estaban tan desiertas como las calles. La formación apareció enseguida. Cuando llegamos a la estación Catedral aún había asientos vacíos. De cualquier forma, la tristeza en algunas caras hizo que maliciara que la mayor parte de los pasajeros compartíamos el mismo destino.
Llegamos alrededor de las 18.30. Todavía hacía calorcito pero el viento avisó con una ráfaga que la temperatura bajaría unos grados. La Plaza había sido ocupada en un setenta por ciento y una multitud fluía desde Avenida de Mayo, diagonales y calles aledañas. Banderas de todos los colores. Celestes y blancas, naranjas, verdes, azules, amarillas, multicolores… buscaban un lugar si es que ya no lo tenían. La gente de a pie, sin estandarte, buscaba su lugarcito también. Los móviles de la tv estaban allí desde hacía rato.
Frente al Cabildo, un grupo de obreros apuraba los andamios de un gran escenario. Una de esas enormes estructuras tubulares como las que se habían usado para el Bicentenario. Las paredes laterales estaban montadas. El techo descansaba en el que sería el tablado.  No había grúas y recuerdo que me pregunté cómo harían para izarlo porque no tenía pinta de livianito. Los autoconvocados hablaban de las 18.00 horas; la CTA había convocado para las 19.30 y ya imaginábamos una lista de oradores: ¿Yasky o Micheli? ¿Hebe? ¿Moyano?   
En la pared del Cabildo que da a la Avenida de Mayo los chicos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo habían colgado una bandera azul y blanca enorme. Mi hermano llegó y nos abrazamos. Empezamos a girar por la Plaza. Sobre el vallado que protegía la Casa Rosada comenzaban a colgarse los mensajes, las banderas, las flores… “Gracias Néstor” “Fuerza Cristina, estamos con vos”… Un son triste atrajo nuestra atención sobre el lado opuesto a las vallas. Los granaderos doblaban la bandera.
Había caras para todos los gustos: negras, morochas, broncíneas, blancas, amarillas… Había tristeza en sus facciones, pero también bronca por la muerte inoportuna, irreversible. Pero también alegría: la alegría de encontrarse indistintamente bajo un mismo imperativo: “Ni un paso atrás”. Había ganas de estar allí, muchas. Una extraña fuerza, un raro optimismo electrizaba los cuerpos. Y la comunión hacía la fuerza.  Los cantitos se sucedían. El más coreado, sin dudas era: “Che gorila, che gorila, no te lo decimos más, si la tocan a Cristina, qué kilombo se va a armar”. 
Las luces de las farolas se encendieron primero. Luego el alumbrado público.  Nos corrimos a la izquierda. Sobre el parabrisas de un colectivo blanco, rectangular, una foto de Eva, otra de Perón; en otra posaban juntos. En el techo saltaban hombres y mujeres.  Sentado en la vereda de la catedral, un chico envuelto en una bandera argentina lloraba sin consuelo. Los sollozos atrajeron la atención de un fotógrafo que se paró en una valla para llevarse la postal. No había información sobre lo que ocurría. Supusimos que el acto se atrasaría. El escenario aún no estaba montado.
A eso de las 21.00hs caminamos hasta Corrientes y nos metimos en Pétalo. Tomamos unas cervezas mientras compartíamos nuestras ideas sobre lo que vendría. Escuché de todo. Derrotismo, voluntarismo, exitismo, optimismo, tristeza, euforia… Desde la Plaza llegaba mucha gente. El restaurante se llenó.
En la tv habían puesto 678, pero sin volumen. El estudio estaba lleno de políticos, artistas, intelectuales… El celular sonaba. Otros amigos llegaban a la Plaza, preguntaban por dónde andábamos. 
En la mesa reinaba la calma. Una extraña verborragia se había apoderado de nosotros.  “La presidenta tiene que salir con los tapones de punta”. “¿El traidor está adentro o afuera?” “¿Duhalde, Moyano, Scioli? ¿Magneto, Cobos, Carrió, Macri?” “Los días aclararán el panorama”. “No hay que prestar atención a las palabras sino a los hechos”. “Un año pasa muy lento” “La muerte de Kirchner va a hacer que la gente apoye a la presidenta”. ”La política produce hoy un hecho de una magnitud impensada como este; pero mañana produce otro de una magnitud impensada que borra el anterior. Esto no es ni bueno ni malo. Hoy Kirchner ha muerto; pero el mundo no termina acá”. 
Fue como un toque de atención.  Pensé en los traidores que desinforman y manipulan. Nos miramos.
– Vamos a la Plaza. 
En la Plaza enfilamos buscando el escenario. Para nuestra sorpresa, no estaba. Nos habíamos hecho tanto a la idea que ya imaginábamos a los referentes sobre el escenario. (Mi hermano, incluso, había arriesgado como excusa para bebernos otra cerveza que montar el sonido era una ardua tarea). ¡Qué desilusión! El escenario había sido montado para otro acontecimiento. Los obreros habían estado desarmándolo. ¡¿Cómo íbamos a suponer que, por simple asociación, habíamos invertido las acciones?!
Los amigos que habían llegado desdeLa Plata nos contaron quela CGT convocaba para el día siguiente. El cuerpo de Néstor Kirchner se velaría en la Casa Rosada. La muchedumbre estaba desconcentrando. 

Era tarde y estábamos cansados. A pesar de eso me pareció que abandonábamos la plaza a regañadientes. Una porción de dolientes, sin poder contenerse, comenzó a formar fila. Querían ser los primeros en ingresar, al día siguiente, para despedir a Néstor. 
PD: Enterados de la muerte de Néstor Kirchner, una multitud se autoconvocó a la Plaza de Mayo. Enterados de la muerte de Néstor Kirchner, las acciones del grupo Clarín – que cotizan en las bolsas de Londres y Nueva York – subieron un 49%.

(Continúa en En la multitud 1).

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s