Pär Lagerkvist, un poema.

El Dios que no existe.  

El Dios que no existe,

es el que provoca un incendio en mi alma.

El que hace de mi alma un desierto,

una tierra humeante, un campo quemado que humea tras el fuego.

Porque Él no existe

Es el que redime mi alma convirtiéndola en algo depauperado

y quemado.

El Dios no existe.

El Dios terrible.

                                       (De “Aftonland”, País del atardecer 1953)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s