Enrique Estráluzas.

Todos los caminos conducen a Zitarrosa.

Es muy probable que el Barrio Sur – el barrio del cementerio – fuera un destino obligado desde aquel día en que escuché la canción homónima en los discos Inéditos de Zitarrosa que Página 12 rescató hace años. Debía ir a Montevideo y contemplar con mis propios ojos las casonas de vivos colores, cogotear hacia el interior de los conventillos, tropezar en sus calles gastadas o con las raíces de los plátanos que asoman en las veredas, el río allá abajo, los altos paredones del cementerio a un costado… Debía ver el escenario que había inspirado al poeta y que Don Alfredo había sabido interpretar tan bellamente.

Oyente de Zitarrosa por herencia paterna, escucho sus discos desde chico. Sin embargo, buscando para esta nota entre canciones y poemas los versos de “Barrio Sur” caigo en la cuenta de la inmerecida desatención que he prodigado al sinnúmero de artistas que rodearon al cantor-poeta. El Zitarrosa-faro opaca las estrellas. En este caso, al autor de “Barrio Sur“. Que no es otro que Enrique Estrázulas, artista uruguayo con cuya obra he tropezado en más de una  oportunidad sin decidirme nunca a tomarla por las astas. En particular y, sobre todo, su novela “Pepe Corvina“. Como esas cosas que se miran sin ver, y de las cuales nos avergonzamos cuando alguien nos pone en evidencia, habré leído cientos de veces su nombre al pie de la hermosísima “Explicación de mi amor“. Un verdadero temazo, de esos que ponen la piel de gallina. Con posterioridad llegaron, con los Inéditos, los versos de “Barrio Sur“. Lo que desconocía por completo – y ya van… – es que don Alfredo interpretara una canción llamada, justamente,  “Pepe Corvina” (versión libre de los versos de Estrázulas). A raíz de éstas revelaciones -como tortazos- compré la novela que siempre me chistó desde los anaqueles y me dispuse a leerla. Recomiendo su lectura y, como curiosidad para  los fanáticos de Zitarrosa, transcribo a continuación la nota que el autor introdujo antes del comienzo. Es breve:

“No hace mucho tiempo escribí unas cuartetas sobre un pescador imaginario y real. Las musicalizó Numa (Moraes) sin suceso aparente. El último invierno (1973) transformé ese tema en un relato y más tarde – adjuntándole la metáfora de un cuento édito y primerizo – hice una novela, una elegía de mediano aliento.

La escribí en dos meses, vertiginosamente, lleno de dolor y de alegría, enterrado en una neurosis que tuvieron que soportar otros. A ellos tal vez les deba el mérito mayor de haber concretado un deseo ajeno, propio y perturbador. No sé. Nunca se saben estas cosas. No hay indicios de que un fósforo quemara estos papeles.

Ahora están publicados.

Así parece. 

E.E.” 

Alfredo grabó “Pepe Corvina” en el año 1974, en un disco que, al parecer, se llamó Zitarrosa ’74. El caso de “Barrio Sur es anterior – 1970 – y el disco se llamaba Milonga Madre. Por último, “Explicación de mi amor” es del año 1979 y salió en el disco Adiós Madrid.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ARTEMiO VELO, Poesía, Yira yira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s