Pepe Corvina, versión original.

(Enrique Estrázulas).

Largo sol de la escollera
se quedó quieto aquel día,
cuando murió Pepe Matta,
alias el Pepe Corvina.

Redes y cuerdas y cielo
por la cara le corrían,
redes prensando los años
y secándole la vida.

Pepe camino del mar,
mar adentro se venía,
con el pantalón de trapo
y la camisa raída.

A veces quieto en el muelle,
su farolito prendido,
Pepe pescaba, pescaba,
mientras Pepe se moría.

Pepe a la sombra del sur,
cantaba Pepe Corvina,
cantaba con su garganta,
garganta ronca de vino.

El aparejo cantor,
las chalanas pensativas,
el mar solo, solo,
el mar sin Pepe Corvina.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s