Caso Ferreyra: reiteran el pedido de procesamiento para los policías.

Al igual que habían solicitado con anterioridad las abogadas querellantes Claudia Ferrero (PO/APEL) y María del Carmen Verdú (CORREPI), ayer el CELS elevó un pedido de procesamiento a la Wilma López para que procese a los policías que posibilitaron el asesinato del militante del PO Mariano Ferreyra y produjeran graves heridas a sus compañeros el 20 de octubre último. En aquella oportunidad, un grupo de trabajadores tercerizados que realizaba un corte de vías en la ex línea Roca – a la altura de Avellaneda – fue emboscado y atacado a tiros por una patota al servicio del sindicato de la Unión Ferroviaria, dirigido por el hoy procesado José Pedraza.

Así lo informa hoy el diario Página 12 en una nota que no lleva firma:  

“El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) reclamó el procesamiento de siete efectivos de la Policía Federal que participaron en el operativo del 20 de octubre de 2010 en Barracas, cuando una patota de la Unión Ferroviaria asesinó al militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra e hirió a Elsa Rodríguez, Nelson Aguirre y Ariel Pintos. Para el CELS, los policías “tienen responsabilidad en la muerte de Mariano, ya que contaban con información sobre la presencia de la patota en el lugar y colaboraron en el ataque”. De acuerdo con el escrito presentado a la jueza Wilma López, los funcionarios de la Federal dejaron una “zona liberada” para permitir la agresión y formaron un “cerco protector” para garantizar la impunidad de los miembros de la Unión Ferroviaria. Es decir que sus conductas fueron esenciales para que el homicidio se pudiera cometer. Según el CELS, se desprende de la investigación que los jefes del operativo, comisarios Jorge Ferreyra, a cargo de la División Roca de la Policía Federal, y Luis Mansilla, jefe del Departamento de Control de Líneas, permitieron que los efectivos liberaran la zona para hacer posible el ataque. El subcomisario Rolando Garay, presente en el lugar de los hechos, fue quien dejó que los agresores se acercaran a los militantes que se estaban desconcentrando y luego ordenó efectuar el cerco para proteger al grupo de la Unión Ferroviaria. Por su parte, el agente David Villalba tenía a cargo la filmación de los hechos, función que cumplió durante todo el operativo, a excepción de los cinco minutos en los que se produjo el ataque, que no quedaron registrados. En tanto, el comisario Hugo Lompizano y los efectivos Luis Echavarría y Gastón Conti tenían a su cargo el monitoreo y control del operativo en la Sala de Situación ubicada en el Departamento Central de Policía de la ciudad de Buenos Aires, donde recibían las imágenes en tiempo real. Desde ese lugar, con la anuencia de sus superiores, Conti ordenó el repliegue de las fuerzas policiales que hizo posible el ataque a los manifestantes”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Breves, Caso Ferreyra., Medios, Noticias comentadas (de ayer y de hoy), Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s