Carlos Drummond De Andrade, un poema.

No te mates. 

Carlos, sosiégate, el amor

es eso que estás viendo: 

hoy besas, mañana no besas

pasado mañana es domingo

y el lunes nadie sabe

qué pasará.

Es inútil resistir

o aún suicidarse. 

No te mates, oh no te mates, 

resérvate todo para

las bodas que nadie sabe

cuando vendrán, 

si es que vendrán.

El amor, Carlos, tú telúrico,

la noche pasó en ti,

y los complejos sublimándose,

allá adentro un barullo inefable,

oraciones,

gramófonos, 

santos que se persignan,

anuncios del mejor jabón,

barullo que nadie sabe

de qué, para qué.

Mientras tanto caminas

melancólico y vertical.

Eres la palmera, eres el grito

que nadie oyó en el teatro

y todas las luces se apagan. 

El amor en la sombra, no, en la claridad,

es siempre triste, hijo mío, Carlos,

pero no digas nada a nadie,

nadie sabe ni sabrá.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Breves, Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s