Archivo de la etiqueta: Delitos Económicos

Carta a un lector sobre el vaciamiento de la Cooperativa de Electricidad General Balcarce.

Cooperatvismo

De Fabián:

¿Qué esperan en Balcarce, que preescriba la causa contra Adobbati y Teruggi, cuando funcionó mesa de dinero??? Pq no denuncian como corresponde… Enviado el 21/05/2013 a las 9:26 am

Estimado Fabián:

Ante todo, gracias por seguir comunicándote con nosotros. No sabría decir cuáles son las expectativas de los balcarceños con respecto a la causa “Defraudación por Administración Infiel en Forma Continuada” seguida contra los “señores” Rogelio Elías Adobbati y Gustavo Teruggi. No quiero ser injusto pero las aguas se han aquietado, y mucho, desde los días de escándalo y movilización a raíz de la “Cuota Extraordinaria” y el blanqueo de la deuda por 107 millones de pesos que la Cooperativa mantiene con la AFIP. ¿Cuál era el origen de la furia de los vecinos? ¿El elevado monto de las facturas? ¿O preocupación sincera por el futuro de la entidad? Respecto a los denunciantes, no creo que se les pueda exigir más. Se han presentado a la justicia, han respaldado sus dichos y denuncias con pruebas, han dedicado tiempo y dinero de manera desinteresada. Hablamos de gente valiosa, que es necesario reivindicar porque han llevado en soledad esta lucha en un contexto que conspira contra este tipo de acciones. En este sentido,  me permito disentir con vos. ¿Deben aprender a denunciar? No creo que haya que cargar en los denunciantes la responsabilidad que le cabe a la justicia. Los denunciantes,  Ricardo Stoppani y Luis Carlos Barragán, contaban con la inestimable ayuda de la doctora Romina Alberghini. Hoy, desgraciadamente, Romina no está entre nosotros: Dios, el destino o la fatalidad, ha querido que esta abogada que llevaba adelante la denuncia sin cobrar un solo centavo,  falleciera prematura y trágicamente en un accidente automovilístico.
La causa se encuentra en manos de la Justicia y poco puedo agregar, que no sea de público conocimiento,  acerca de los laberintos de corrupción e impunidad que corroen los cimientos del poder judicial de nuestra querida y vejada República. La causa que nos ocupa no es la excepción a tal estado de cosas.

De Fabián: En que quedo esta causa?? Ya lo procesaron a Teruggi??

Estimado Fabián:

Paso a resumir la información que tenemos acerca de la causa. Hasta donde sabemos, y ya van para dos años desde que se revocase el sobreseimiento a Teruggi y Adobbati, el perito contable de la fiscalía, el contador público nacional Julián Aceto, nunca elevó su informe pericial. Tampoco sabemos que haya habido ninguna acción judicial por parte del fiscal de la causa, el doctor Eduardo Amavet, en el sentido de convocar a declarar al contador público nacional Gustavo Teruggi. Buena parte de los delitos imputados a los procesados ya están probados (¡fueron reconocidos por el propio Adobbati en su declaración testimonial!). Ya hace dos años llamaba la atención a los jueces de la Cámara, la misma que revocó el sobreseimiento, la falta de acción penal por parte del fiscal Eduardo Amavet. Los jueces incluso dedicaban varios párrafos de los considerandos a señalar con verdadera preocupación la “llamativa” pasividad del fiscal, instándolo a citar a Teruggi, emplazar al perito y, finalmente, elevar a juicio la investigación penal preparatoria. Solo eso faltaba HACE DOS AÑOS. (Estos datos y otros, que cubren con un manto de sospecha las actuaciones del fiscal Eduardo Amavet y del perito contador nacional Julián Aceto, podes verlos en  https://charloenboga.wordpress.com/tag/balcarce/page/3/). Hace unos días, el doctor Diego Alberghini, hermano de la malograda Romina, en declaraciones a diarios balcarceños realizó afirmaciones que permiten suponer que su estudio jurídico continúa con la causa que llevaba adelante su hermana…

De nuestra parte, es todo lo que sabemos. Ante el desinterés de socios y vecinos, las “desprolijidades” de la justicia pasan desapercibidas. La suerte de la Cooperativa está echada y, a la luz de los hechos, todo parece indicar que los responsables de su vaciamiento, Rogelio Elías Adobbati y Gustavo Teruggi, entre otros, quedarán impunes… a no ser que la comunidad se comprometa. Saludos y gracias por mantener el diálogo abierto, Charloenboga.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Balcarceñas, Breves, Política

Cooperativa Electricidad: vuelta atrás con la cuota extraordinaria.

Comunicado de prensa:

Balcarce, marzo 28 del 2013.-

A los Señores socios, usuarios y comunidad toda del partido de Balcarce:

Toda acción dirigencial que actúa en función de un responsable cuidado de los intereses de la ciudadanía, tiene irremediablemente, la mirada analítica de quienes somos parte de la misma.-

Lo acontecido en estos días en relación a decisiones de esta dirigencia no ha tenido otro objeto que resguardar solidaria y responsablemente la Institución que es de todos, y el carácter de las observaciones ha sido tomado en cuenta cada una en su real dimensión.-

En ese sentido, el Consejo de Administración de la Cooperativa de Electricidad General Balcarce Limitada, ha resuelto:

 1.- Dejar sin efecto en forma definitiva la aplicación de la “cuota extraordinaria adicional”.-

 2.- Reprogramar el primer vencimiento de la factura de energía eléctrica para el día 10 de Abril del 2013.-

 3. – Se pondrá en práctica una operatoria para eliminar el concepto referido en las facturas y en los casos que han sido abonadas se determinará la forma del reintegro.-

Consejo de Administración

Cooperativa de Electricidad Gral. Balcarce Ltda.

Fuente: El Diario. 

Deja un comentario

Archivado bajo Balcarceñas, Breves, Medios, Noticias comentadas (de ayer y de hoy), Política

Diario La Vanguardia: Cooperativa de Electricidad.

En la Cooperativa, ¿no hay ladrones?

Habló Guzmán.

En la conferencia de prensa brindada ayer  por los titulares de la Cooperativa de Electricidad “General Balcarce” y en la que se explicaron las razones del desmesurado aumento en las boletas de luz, el presidente de la entidad, Jorge Guzmán, realizó declaraciones que dejan entrever el delicado momento que atraviesa la institución.

Según reprodujo el semanario La Vanguardia, Guzmán habría dicho que “la gente tiene que pagar” porque el rojo de la institución habría hecho “sumamente necesario” el aumento. Tan necesario se habría vuelto el incremento que Guzmán se permitió asegurar “es este acuerdo o la muerte de la Cooperativa”.

Poco antes de finalizar, sin duda influido por el espíritu de fervor católico que se apoderó de los argentinos a partir de la proclamación del papa Francisco, Guzmán pidió  “a Dios y a los usuarios que entiendan la realidad de la situación”.

“Qué pasó con la plata”.

En diálogo con Radio Líder, el ex presidente de la Cooperativa de Electricidad Rogelio Elías Adobbati exigió una exhaustiva auditoría “para saber qué pasó con la plata” y “transparentar la situación”.

Indagar en las razones qué impulsaron al ex directivo a despacharse contra su antiguo aliado es tarea inútil. Sin embargo, algo hay en ellas que obnubila la mente del señor Adobbati. Comete un gran contrasentido el señor Adobbati  al pedir “transparentar la situación” cuando olvida que aún  se encuentra procesado ante la justicia por el delito de “Defraudación por Administración Infiel en forma continuada” y que la víctima de su accionar defraudatorio no es otra que la Cooperativa de Electricidad.

Recordamos, por si hiciera falta, que la causa penal Nº 171.779, se ventila en la Unidad Fiscal Nº 9 y tiene a los señores Rogelio Elías Adobbati y al Contador Público Nacional Gustavo Teruggi como principales protagonistas. En ella se trata de dilucidar una serie de irregularidades cometidas durante el ejercicio anterior y que son punibles con cárcel según el Código Procesal Penal.

Tras su gestión, acusa el señor Adobbati, “me fui con una deuda de 30 millones”. Un monto discutible – ¿no es más? ¿no son 50 millones? – pero, a confesión de parte relevo de prueba, el ex directivo reconoce la deuda originada durante su administración. Hoy la deuda asciende a los escalofriantes 109 millones de pesos…

Casi diez años han pasado desde el inicio de la causa y apenas dos desde la renuncia de Adobbati. Y, tanto hoy como ayer, al igual que el obnubilado y olvidadizo señor Adobbati, nos seguimos preguntando por lo mismo, ¿Qué pasó con la plata? 

Fuentes: diario La Vanguardia y Radio Líder.

3 comentarios

Archivado bajo Balcarceñas, Breves, Medios, Noticias comentadas (de ayer y de hoy), Política

Causa armas. Una derrota de la impunidad.

Causa armas. Una derrota de la impunidad.

Por Jorge Urien Berri. (*)

Había sonado a burla aquel sobreseimiento a todos los acusados por el contrabando de armas del Ejército a Croacia y Ecuador en septiembre de 2011 , que ahora la Sala I de la Cámara de Casación ha enmendado en una de las causas por corrupción que más pruebas acumula en sus miles de fojas. Se abre, así, un sorpresivo paréntesis en la larga rutina de la impunidad.

Son demasiadas las pruebas y demasiados los muertos que recorren este caso que entronca con el de la voladura de la Fábrica Militar de Río Tercero en 1995 y sus siete muertos y centenares de heridos. Y quizá también con la caída de un helicóptero del Ejército en el Campo de Polo de Palermo en 1996 (11 muertos) y con la muerte, en 2003, de la ex secretaria de Emir Yoma, ex cuñado de Carlos Menem, antes de que ella declarara en las causas de Río Tercero y del contrabando.

Los entretelones, las idas y venidas, los enjuagues y presiones y los hitos que jalonaron el accidentado caso no cabrían en la novela más dislocada porque era mucho, era demasiado lo que estaba en juego desde que el caso estalló en 1995 gracias a una nota de la nacion y a la denuncia del abogado Ricardo Monner Sans: un ex presidente, parte de su gabinete, las armas del Ejército, la violación de embargos internacionales, el atentado de Río Tercero y la independencia -o no- de la Justicia.

El último de los hitos tuvo lugar el martes 13 de febrero de 2011 cuando, luego de casi tres años de juicio, el Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº 3 absolvió a los 18 acusados por considerar que los envíos de armamento del Ejército a Croacia y Ecuador, realizados entre 1991 y 1995 gracias a tres decretos secretos firmados por Carlos Menem, no constituyeron contrabando. Así lo resolvieron los jueces Luis Alberto Imas y Horacio Artabe, lo que posibilitó los sobreseimientos de los sorprendidos acusados.

En cambio, el tercer juez, Gustavo Losada, consideró que el contrabando existió y pidió condenas. Aquella tarde, en el despacho de Losada, un funcionario judicial me confió con llamativa seguridad que, ante los elementos recogidos en el juicio, la Cámara de Casación tendría que pronunciarse en favor del contrabando y por las condenas. Acertó. Las doce condenas conocidas ayer son por “contrabando agravado por tratarse de material bélico y por contar con la intervención de funcionarios públicos”. Entre los absueltos se encuentra Emir Yoma. La muerte de su ex secretaria Di Natale al caer desde un décimo piso privó al juicio de un importante testimonio. El expediente de su muerte se cerró sin pronunciarse por el homicidio, pese a las numerosas pruebas y a un peritaje de la Policía Federal que así lo determinó.

Entre los condenados por el contrabando de armas, más de uno hoy quizá lamenta no haber hablado en el juicio oral, por decisión propia o por consejo de sus defensas. Por ejemplo, el teniente coronel (R) Diego Palleros, el hombre que trajo el negocio y actuó de intermediario entre Croacia y la Argentina, podría haber mejorado su situación -y empeorado la de otros- de haber hablado. Por las amenazas de muerte y de prisión, huyó al exterior al estallar el caso y regresó en 2004 para declarar. Nunca lo logró. Me decía que los abogados se oponían. En el juicio oral llegó a anotar su nombre en la lista de “oradores”. Tuvo que borrarlo. Los tiempos de la Justicia cuando está de por medio el poder permiten hablar de una prehistoria. En la de este caso, hubo actuaciones decisivas, como la del fiscal federal Carlos Stornelli, y luego las del entonces fiscal y hoy camarista Mariano Borinsky y la de los abogados de la Aduana que oficiaron de querellantes. Uno de ellos, Carlos Lobos Oroño, cuestionó en 2011 las absoluciones y su indignación le costó el cargo en la AFIP de Ricardo Echegaray. Menem se había vuelto un firme aliado del Gobierno.

Si bien aún restan las apelaciones ante la Corte, es de esperar que este fallo rompa el letargo judicial en que yace la causa por el atentado a la Fábrica Militar de Río Tercero, punto de concentración de las armas contrabandeadas. A diferencia de las voladuras de la embajada de Israel y la AMIA, sus ideólogos y autores son argentinos y en el expediente se afirma que las explosiones buscaron ocultar pruebas del contrabando. El fallo de ayer señala que no lo lograron.

(*) Nota: La Nación 9 de marzo de 2013.

Deja un comentario

Archivado bajo Breves, Medios, Política

Absolvieron a Menem y al resto de los acusados. (*)

Si la impotencia tuviera sabor sería amargo. Ana Gritti la habría sentido así, al igual que los fiscales del juicio por el otrora tan mentado caso venta de armas, en el que ayer fueron absueltos el ex presidente Carlos Menem y el resto de los acusados. Sin embargo, la viuda de una de las víctimas de la explosión de la fábrica militar de Río Tercero, fallecida recientemente, sabía que éste era el final posible para una historia que empezó a escribirse hace más de dieciséis años. Había empezado a percibir esa amargura cuando, luego de años de lucha, la Justicia determinó que no había relación entre ambos sucesos, pocos días después de que la Cámara de Casación sacara al expediente principal del fuero federal para unificarlo en penal económico, o penal “cómico”, como le dicen en Tribunales. Salvo que esta vez la sentencia del megaproceso sólo provocó las sonrisas de Menem y sus cuñados Emir y Amira Yoma.

La causa por la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia, unificada luego con la de contrabando ilegal de armamento y pólvora, fue denunciada en marzo de 1995 por el abogado Ricardo Monner Sans en base a notas periodísticas, cuando trascendió que durante la Guerra del Cóndor, entre Perú y Ecuador, Argentina vendió armas a este último país, siendo que era uno de los garantes de paz en ese conflicto. En el caso de Croacia, una resolución de la ONU prohibía la comercialización de material bélico. El juez federal Jorge Urso investigó el presunto tráfico de 6500 toneladas de armamento –en su mayoría usado y perteneciente al Ejército, como los cañones Otto Melara, por unos 35 millones de dólares– como “asociación ilícita, falsedad ideológica de los tres decretos secretos de los envíos de armas y malversación”. Es que en los decretos los funcionarios decían haber hecho los envíos a Panamá y Venezuela. Al mismo tiempo, se abrieron otras dos causas en penal económico por contrabando agravado, y durante años los jueces Julio Speroni y Marcelo Aguinsky tironearon por la competencia del caso.

El 3 de noviembre de ese año explotó la fábrica militar de Río Tercero y murieron siete personas. Los investigadores sospecharon que la voladura tuvo la intencionalidad de ocultar pruebas de la maniobra. En 1996, el presunto traficante Diego Palleros fue citado por la Justicia y escapó hacia Sudáfrica. En octubre de 1998, Luis Sarlenga, interventor de Fabricaciones Militares, se convirtió en el primer preso en la causa. El 4 de abril de 2001, la Cámara Federal porteña confirmó los procesamientos de los ex ministros de Defensa Oscar Camilión y Erman González, del ex canciller Guido Di Tella y del ex jefe del Ejército Martín Balza, entre otros. También ordenó a Urso profundizar la pesquisa en torno del “aspecto patrimonial” del caso, investigar a Yoma y al sirio Monzer Al Kassar y avanzar hacia los “más altos niveles” de decisión. Ese año fue clave: dos días después, Sarlenga se convirtió en “arrepentido” y declaró que Emir Yoma le confió que el dinero de las armas estaba destinado al PJ y que “todos sabían” cuál era el destino real del armamento. El 7 Yoma quedó detenido como presunto “organizador” de la asociación ilícita y horas más tarde el entonces fiscal Carlos Stornelli pidió la indagatoria del ex presidente Carlos Menem como “jefe” de esa banda.

En junio de 2001, Página/12 anticipó la detención de Menem. Lejos de ir a marcar palotes en una celda, el ex presidente pasó 166 días en la quinta de Armando Gostanian. Mientras Cecilia Bolocco saludaba desde las rejas del predio de Don Torcuato, su marido mantenía reuniones políticas y el magistrado que lo había “encarcelado” soñaba con mudar sus nuevos sillones de cuero rojo estilo Chesterfield a un despacho de la Corte Suprema. Su colega Speroni benefició con una falta de mérito a Menem, pero en 2002 encarceló al ex ministro de Economía Domingo Cavallo.

Todos recuperaron su libertad porque la Corte Suprema consideró que no hubo asociación ilícita. Quizá no hubiera existido un juicio oral si Palleros no confesaba que “todos sabían cómo y a quién se vendía”. Durante la investigación de una década y media, hubo otros cuatro muertos que se sumaron a los siete de Río Tercero: los coroneles Rodolfo Aguilar y Juan Carlos Andreoli, que fallecieron al caer su helicóptero en el Campo de Polo, y los nunca esclarecidos suicidios del capitán Horacio Estrada, sindicado como presunto traficante, y de la ex secretaria de Yoma Lourdes Di Natale, que había declarado durante doce horas, con las copias de sus famosas agendas.

(*) Fuente: Página 12. Adriana Meyer, “Armas que cargó el diablo”.

Deja un comentario

Archivado bajo Medios, Política

La venta de armas. (*)

Mañana (13 de septiembre de 2011) será el día en el que el Tribunal Oral en lo Penal Económico Federal dará a conocer la sentencia en el caso por tráfico de armas a Ecuador y Croacia, en el que fueron enjuiciados el ex presidente Carlos Menem, Emir Yoma, ex asesor y ex cuñado de Menem, y María Teresa Cueto, ex verificadora de Aduanas, entre otros 15 acusados. Yoma y Cueto dirán sus últimas palabras en el proceso. Menem, de 81 años, afronta un pedido de condena a ocho años de prisión por “contrabando agravado”. Fue imputado por la venta de 6500 toneladas de armas y municiones a Croacia y Ecuador, países que permanecían con conflictos bélicos y con los que estaba prohibida la comercialización de pertrechos por resolución de la ONU. 

(*) Fuente: Página 12.

Deja un comentario

Archivado bajo Breves, Medios, Política

¿De qué se ríe Carlos Menem?

Imagen tomada durante la audiencia del viernes 26/8/11, en el Tribunal Oral en lo Penal Económico 3 y publicada el Sábado 27 de Agosto por el diario Página 12.

En la foto, Carlos Menem ríe. Sentado en el banquillo de los acusados, rodeado de sus abogados y gente de confianza, el ex-presidente – o, como lo definiera Eduardo Aliverti, “La Rata” -, sonríe con desenfado. Acusado por el delito de contrabando, el ex-mandatario enfrenta la posibilidad del desafuero y de la prisión efectiva (las partes acusadoras – la Aduana y la fiscalía – han pedido que se lo condene a las penas de 5 y 8 años, respectivamente).

Aún así, a pesar de la gravedad de las acusaciones y de los hechos ventilados en el juicio oral, el ex-presidente ríe. Pero ¿de qué ríe Carlos Menem? Como solía decirnos la maestra, “¿De qué se ríe, señor? A ver… cuéntenos de qué se ríe así nos reímos todos”. En ese tiempo, la infancia o la adolescencia, la interpelación de la maestra nos tomaba por sorpresa y era peor porque las ganas de reír se multiplicaban y ya sabíamos lo que nos esperaba al final. Pero en este caso no. En el marco de la “Causa Armas” y tanta muerte implícita vemos a Carlos Menem reír y, si hay algo que uno no tiene ganas de hacer, es reír. Otras tantas poderosas imágenes se agolpan en la mente y obturan la posibilidad de la risa: la sangrienta desintegración de la ex Yugoeslavia, las limpiezas étnicas, las bombas de la OTAN; el Perú de Fujimori y Montesinos, Ecuador, el Acuerdo de Río, Malvinas y los pilotos peruanos; el indulto a los genocidas, la privatización del Ejército, Río Tercero volando por los aires; y etc., etc. Y, sin embargo, a pesar de todo, el señor Carlos Menem ríe. Y hace reír a sus hombres de confianza, claro. A esa corte personal de obsecuentes y adulones que siempre lo rodeó y trabajó para la corona. Veo a Carlos Menem y no puedo dejar de preguntar. ¿Se ríe, acaso, de la esperanza de justicia de la gente común? ¿Se ríe de las farsas de esa justicia, de las pantomimas de la impunidad? ¿O de los que no están?

La sentencia se conocerá durante la tercera semana de septiembre.

Deja un comentario

Archivado bajo Breves, Medios, Noticias comentadas (de ayer y de hoy), Política